Bacalao con tomate

Recetas de bacalao fresco con tomate

Bacalao con tomate confitado

Bacalao con tomate confitado

El proceso de confitado es largo, pero el resultado vale la pena. En esta receta se confita el tomate, pero también podéis confitar el pescado.

Para la receta he utilizado un pescado suave, como el bacalao salado, el cual he tenido que desalar. Si no queréis tener que realizar este proceso, podéis comprar un bacalao fresco, que no haya que desalar.

Estas cantidades son para hacer 4 raciones.

INGREDIENTES

  • 500 gramos de bacalao salado en filetes sin piel y sin espinas, lavado y cortado en trozos de 5 cm
  • 8 dientes de ajo grandes, pelados
  • 80 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 400 gramos de tomates en dados
  • 1/4 de cucharadita de azúcar
  • 6 cucharadas de mayonesa
  • 1/4 de taza de nata fresca (crème fraîche)
  • 1 cucharada de agua

PREPARACIÓN

Remojar y cocer el bacalao:

Cubrimos el bacalao con agua fría sobre un recipiente grande en el que quepa bien. Cambiamos el agua 3 veces al día. Escurrimos el bacalao y lo ponemos en una cazuela con 1 litro y medio de agua a fuego lento, y justo antes de que empiece a hervir, lo retiramos del fuego.

Sacamos con cuidado el bacalao con una espátula sobre un plato y lo secamos con papel de cocina hasta que esté seco.

Confitar el tomate:

En una sartén amplia y honda, calentamos el aceite a fuego moderadamente bajo. Añadimos los ajos, girándolos de vez en cuando, hasta que estén dorados, unos 10-15 minutos.

Incorporamos los tomates y el azúcar, y lo cocinamos a la misma temperatura, revolviendo frecuentemente, hasta que los tomates se descompongan en una salsa gruesa y el aceite se separe, de 45 minutos a 1 hora.

Agregamos los ajos a la salsa y condimentamos con sal y pimienta negra al gusto. Vertemos la salsa en una fuente para hornear y colocamos el pescado sobre la salsa.

Por otro lado, batimos la mayonesa, la nata y el agua, y lo extendemos sobre cada trozo de pescado. Introducimos la fuente con el pescado en un horno caliente a la temperatura de 200 ºC, hasta que la mezcla de mayonesa se dore ligeramente, unos 2 minutos.

Servimos el bacalao con la salsa de tomate confitada.

Notas de cocina:

Dependiendo de la marca del bacalao que sea, tendrá un grado de salinidad u otro. Una variedad menos salada puede necesitar sólo un día de remojo, mientras que otro puede requerir hasta 3 días. Para comprobarlo, simplemente prueban un pequeño trozo después de 1 día; tiene que ser agradablemente salado pero no abrumador.

El confitado del tomate puede hacerse con anterioridad, incluso 2 días antes. Sólo hay que esperar a que enfríe, cubrirlo y refrigerarlo. Habrá que recalentarlo antes de utilizarlo.